Gastritis


Gastritis


¿Qué es la gastritis?


Cuando se habla de gastritis se refiere a un proceso inflamatorio de la mucosa (revestimiento del estómago), que ocasiona un aumento de la secreción de ácidos. Esta se clasifica de manera general en dos tipos: gastritis aguda y gastritis crónica. La primera se manifiesta como un ataque repentino, y la gastritis crónica se desarrolla durante un tiempo prolongado. Afecta de igual manera a hombres y a mujeres, y por lo general puede afectar a cualquier edad, aunque últimamente se ha incrementado en pacientes jóvenes.


¿Cuál es su causa?


Entre los factores predisponentes están, los medicamentos como la aspirina, los antiinflamatorios (AINES), el estrés (psíquico o físico), el alcohol, el tabaco, las comidas altas en grasas, el desorden alimenticio y un ayuno prolongado. En los últimos años, diversos estudios apuntan a la bacteria Helicobacter pyloricomo una de las causas principales, fundamentalmente para la gastritis crónica. Esta bacteria está ampliamente diseminada y afecta cerca de la mitad de la población mundial y a un 85% de la población latinoamericana. Se encuentra en el agua contaminada o bien en los alimentos preparados de forma insalubre.

Las manifestaciones clínicas son muy variables y generalmente comienzan con pérdida del apetito, náuseas, vómitos ocasionales, sensación de ardor o dolor en la boca del estómago. En algunos casos, no manifiestan síntomas y se presenta como un cuadro de hemorragia digestiva, con eliminación de sangre por la boca o de heces oscuras (color negro). Las pérdidas de sangre pueden ser no evidentes y con el tiempo ocasionan un cuadro de anemia. También puede aparecer distensión del abdomen, flatulencias, pesadez luego de las comidas y mal sabor en la boca, constituyendo el cuadro denominado dispepsia funcional.


¿Cómo se diagnostica?


El diagnóstico se puede desarrollar de varias formas, iniciando con una historia médica completa y luego el médico puede solicitar alguno de estos exámenes:

Gastroscopia: Durante el procedimiento, el médico introduce un tubo delgado con una cámara (tubo de plástico de 8 a 12mm de diámetro y 160cm de longitud), llamado gastroscopio, a través de la boca del paciente y hasta el estómago para examinar su revestimiento. El médico busca indicios de inflamación (puntos rojos, edema) y puede tomar una muestra diminuta del revestimiento para ser analizada (se conoce como biopsia). Una vez diagnosticada la gastritis, la persona deberá seguir el tratamiento y realizarse una nueva gastroscopia a los 3 meses como control.

Exámenes de sangre: Se mide el recuento de glóbulos rojos de la sangre para detectar anemia, una condición en la cual no hay suficientes glóbulos rojos, lo cual puede causar gastritis.

Cultivo de heces: para descartar la presencia de bacterias anormales en el tracto digestivo las cuales pueden causar diarrea y otros problemas. Se recolecta una pequeña cantidad de heces y se envía al laboratorio; la presencia de sangre en las heces puede ser un signo de gastritis.


Cómo cuidar el estómago. 


Los alimentos ricos en grasas al ser ingeridos se sienten, literalmente, como una piedra en el estómago y pueden provocar irritación y ardor de estómago, por ejemplo. Te recomendamos que comas menos grasa y que te vayas concienciando de la importancia de una buena alimentación, comer frutas y verduras es importante para mantener tu organismo en estado adecuado.


Tratamientos más comunes


En cuanto al tratamiento especifico de la gastritis, será determinado por el médico basándose en lo siguiente: la edad, estado de salud en general, qué tan avanzada está la condición, tolerancia a determinados medicamentos y procedimientos o terapias según se diagnostique.

Una gran mayoría de las lesiones erosivas de la mucosa del estómago cicatrizan en forma espontánea y la hemorragia suele desaparecer también en algunos casos.

Para acelerar el proceso, resultan de gran utilidad los medicamentos inhibidores de la secreción ácida del estómago, antiácidos, antihistamínicos, inhibidores de la bomba de protones (omeprazol – lanzoprazol – esomeprazol – pantoprazol).

En los casos de gastritis asociadas a H. pylori, la eliminación del microorganismo se asocia con una mejoría de las manifestaciones clínicas. Para ello se recurren a los antibióticos. Una vez tomado el tratamiento, la persona debe realizarse pruebas ya sea endoscópica, test de aliento con urea, métodos serológicos o antígenos en heces, para determinar su erradicación.

Por otro lado, es recomendable llevar una dieta equilibrada lo más variada posible, baja en grasas, distribuir la alimentación en tres a cinco tomas (pocas cantidades y balanceadas), comer lento y masticar bien los alimentos. Se recomienda disminuir la fibra de la dieta, alimentos muy condimentados, picante, alcohol, tabaco, cafeína y evitar alimentos sólidos justo antes de ir a la cama (fermentan en el estómago y producen molestias).



Escrito por: Dr Miguel Guerra

¿Cómo se siente hoy?

Dr. Juan Carlos Pacheco a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Instasalud