PIELONEFRITIS


Una pielonefritis (infección urinaria alta) es una infección del riñón que provoca la inflamación aguda o crónica de la pelvis renal y el tejido de los riñones. La causa más común es una infección urinaria baja que asciende a los riñones. Las mujeres la padecen con mucha mayor frecuencia que los hombres. Aproximadamente un 50 % de las mujeres puede tener una infección de este tipo a lo largo de su vida, relacionadas con la actividad sexual, los embarazos o la edad.

La pielonefritis, por regla general, está causada por una infección de la vejiga que a través de la uretra puede llegar a la pelvis renal y los riñones. Esto ocurre rápidamente, por ejemplo, en caso de trastornos del flujo de la orina: si esta no fluye correctamente (por ejemplo, a causa de cálculos en las vías urinarias, entre otros), los organismos patógenos pueden ascender con facilidad. Por lo común estos patógenos son bacterias: la bacteria intestinal Escherichia coli está implicada con frecuencia en la pielonefritis.

La infección urinaria alta puede tener una evolución variable y mostrar por tanto diversos síntomas. Las manifestaciones clásicas de una pielonefritis aguda sin complicaciones son: dolor lumbar, fiebre y escalofríos y síntomas de una cistitis, como dolor al orinar o ganas intensas y frecuentes de orinar, que no aparece en todos los afectados. Un 50 % de los enfermos suele haber tenido infecciones urinarias bajas en los meses anteriores.

La pielonefritis complicada, aparece a modo de brotes, si bien puede existir durante un periodo prolongado sin que se presenten síntomas. Sin embargo, tras cierto tiempo la función renal se ve afectada, lo que puede derivar en casos extremos en insuficiencia renal. Entre las posibles molestias se encuentran: agotamiento, dolor de espalda, molestias gastrointestinales, pérdida de peso, anemia o hipertensión arterial, entre otras.

Para efectuar un diagnóstico de pielonefritis, son necesarios una exploración física, y un análisis de sangre y análisis de orina. Además se emplean técnicas de diagnóstico por imagen como la ecografía o la urografía intravenosa y el TAC. Con el fin de identificar los agentes patógenos responsables de la pielonefritis y establecer el tratamiento adecuado, el médico realiza un urocultivo con una muestra de orina.

Por regla general contra la pielonefritis se aplica un tratamiento con antibióticos. durante quince días. Si a las 48-72 horas sigue existiendo fiebre, se suele modificar el tratamiento. Además es aconsejable guardar reposo en cama y beber gran cantidad de líquidos que ayuden a la eliminación de los organismos patógenos y reponer las pérdidas de líquido por la fiebre. Con el fin de mitigar las molestias generales, resultan de ayuda los medicamentos antipiréticos y antiinflamatorios.


Escrito por: Dra. Carolina Haro Velasco

¿Cómo se siente hoy?

Dr. Juan Carlos Pacheco a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Instasalud